sábado, 3 de marzo de 2018

Fuimos encontrando gente que en su momento pensabas que no podían jugar juntos

Hoy están fuera de zona de Liguilla pero con seis partidos sin perder y goleadas al Monterrey y León, así como un triunfo en el Azul en ese lapso, el Necaxa está labrando un camino para convertirse en la agradable sorpresa del torneo.

Cuando Ignacio Ambriz formó a los Rayos, nunca imaginó que podría conjuntar el talento de cinco mediocampistas. Pero tras un inicio titubeante, el desparpajado futbol de los Rayos los tiene en noveno puesto, a tiro de piedra de los puestos para volver a la Liguilla, VER Cruz Azul vs Queretaro EN VIVO.

“Fuimos encontrando gente que en su momento pensabas que no podían jugar juntos, como Dieter (Villalpando), cómo Víctor Dávila, como el Piojito (Roberto Alvarado), como Matías (Fernández) o el Osito Rubén González”, mencionó en entrevista con Mediotiempo.

“Poco a poco nos dimos cuenta que podían jugar juntos porque son lo que yo llamo ‘peloteros’, tienen buen trato de la pelota, saben jugar al futbol”.

Todos ellos se han complementado con el paraguayo Carlos González, sublíder en la tabla de goleo, con seis tantos.


“Tú los ves en la cancha jugar con alegría, con armonía, jugar con mucho desparpajo, que yo le llamo así, pero sí con mucha confianza de que hemos sacado resultados que normalmente el torneo pasado los perdíamos”, agregó.

Al estratega rojiblanco no le preocupa lidiar con un vestidor así, pues a los mencionados suma al portero Marcelo Barovero y los defensas Igor Lichnovsky y Mario de Luna, porque aún recuerda su paso en el Atlético de Madrid o el América con jugadores de alto perfil.

“En el vestuario del Atlético de Madrid estaba Fernando Torres, el Kun Agüero, Simao, y pues todo lo vas acumulando como experiencia, cómo tratar a ese tipo de gente, el mismo paso por América o en Querétaro donde estaba Ronaldinho, Sinha, estuvo Camilo Sanvezzo”, recordó.


Ambriz aprovecha esos liderazgos para analizar aspectos del equipo junto con ellos, por lo que destaca que el plantel tiene toda la confianza para tomar la iniciativa y cambiar el rumbo de un juego.

“Yo les paso la idea de cómo ellos pueden modificar dentro de la cancha. Lo entrenamos y después previo al partido, en la charla le digo a Marce o a Igor o a Mario o a la gente de medio campo ‘si esto está sucediendo ustedes tienen la posibilidad de corregir así’”, explicó.

Aunque es noveno lugar en la tabla general, el DT confía en entrar a Liguilla, tras quedar fuera el torneo anterior por un punto, al obtener 24 unidades por 25 del octavo lugar.